El diseño web, ¿un acto de fe?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Fe: “Creer en lo que no se ve”

Los que nos dedicamos al mundo de internet sabemos lo difícil que es convencer a los clientes de que las propuestas que les hacemos son lo mejor para su web . Como en el fútbol todos llevamos dentro un diseñador web y claro no siempre lo que el cliente piensa que va a funcionar funciona realmente.

El acercamiento de los clientes al mundo de internet, en la inmensa mayoría de los casos es mediante la navegación personal que hacen por la red. Ven muchas páginas pero no valoran el trabajo que lleva detrás la realización de una página, tienden a guiarse más por lo que ellos opinan que por lo que les dice el profesional. ¿Es normal que les resulte tan difícil seguir los consejos de los profesionales de internet?

Vamos a hacer un ejercicio de imaginación y nos vamos a poner en su lugar.Para nuestro experimento vamos a tener un cliente llamado Pepe que necesita una tienda virtual para su negocio.

Pepe conctacta con una empresa web para que le hagan su tienda virtual. Después de ver varias, decide que nuestra empresa es la mejor para lo que él necesita. Pepe lo que quiere es una tienda virtual con la que vender en internet y para él eso es sencillo. La primera entrevista la tiene con el encargado de la usabilidad, éste después de obtener toda la información necesaria, le presenta unos bocetos en los que distribuye la información y le asegura que esos bocetos que ha realizado, le ayudarán a que sus usuarios naveguen mejor y con ello compren más. Pepe no entiende muy bien porqué eso va ser bueno para su negocio, ha visto otras webs que la información la tienen de otra manera. A regañadientes, lo acepta porque confía de momento en la empresa.

La segunda entrevista es con el experto en SEO que le busca las palabras clave por las que deberá ser buscado y le dice que haciendo determinadas cosas, que a él le parecen esotéricas, conseguirá una mejor posición en los buscadores por lo que tendrá más visitas y ventas. Pepe sigue sin ver nada material.

Ya parece que la cosa se anima, el Diseñador gráfico le presenta una imagen de lo que podrá ser la web. No le acaba de convencer el diseño porque a él, le gustan más las páginas con cosas que se muevan porque así parecen mucho más “dinámicas”. Los maquetadores y programadores realizan la web conforme las premisas de los demás miembros del grupo de trabajo y por fin la tienda virtual ya se puede ver en internet.

Vale, ahora Pepe ya tiene su tienda. Pero él sigue sin ver como aumenta su cuenta de resultados. Hasta ahora es solo un acto de fe. Porque Pepe no verá resultados hasta pasado un tiempo cuando todo el trabajo realizado dé su fruto. Si fe es creer en lo que no se ve Pepe de momento ha tenido mucha.

Quizás, la mejor manera para que la relación entre cliente y diseñador web sea fructífera es la de conseguir ese grado de confianza entre ambos que les permita trabajar con tranquilidad, sabiendo que el resultado será óptimo para los intereses de ambos. Pepe debe tener confianza en el profesional que tiene delante y pensar que éste quiere lo mejor para su negocio. La empresa de desarrollo web por otra parte debe hacer todo lo posible para que esa confianza sea un hecho. Al final los negocios los hacen personas y estas se encuentran más tranquilas si confían en quienes les rodean.

Ahora solo queda despedirnos de Pepe, nuestro satisfecho cliente. Hasta pronto Pepe, esperamos volver a trabajar con usted.

Trabajando en Internet desde 2002. Interesado por cualquier tema que tenga que ver con el comercio electrónico y el marketing digital. Actualmente gestiono dos proyectos propios Tartasyregalosparabebes.com y Anunciossegundamanogratis.com. Escribo sobre marketing online, derecho de internet y ecommerce. Pedro Novellón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *