Demasiada ambición

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

En el deporte como en la vida la competitividad en su justa medida es buena para conseguir metas. Gestionada con inteligencia puede ayudarte, pero utilizada de manera abusiva puede llevarte a destruir el trabajo realizado.

Un ejemplo claro de esto es la disputa entre Vettel y Webber en el Gran Premio de Turquía de Fórmula 1. Casi al final de la carrera cuando el equipo Red Bull iba a conseguir los dos primeros puestos con sus dos pilotos Webber y Vettel, un exceso de ambición de Vettel en una maniobra cuanto menos polémica dió al traste con el trabajo de todo el equipo. Vettel tuvo que abandonar y Webber acabó la carrera tercero.

Trabajando en Internet desde 2002. Interesado por cualquier tema que tenga que ver con el comercio electrónico y el marketing digital. Actualmente gestiono dos proyectos propios Tartasyregalosparabebes.com y Anunciossegundamanogratis.com. Escribo sobre marketing online, derecho de internet y ecommerce. Pedro Novellón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *